1/5/11

la boda del año



Esperadísima esta boda del año. Contra todo pronóstico, la lluviosa Londres ha respetado a los novios y miles de ingleses han podido disfrutar, sin paraguas, del evento más anhelado desde el pasado noviembre, fecha en la que se anunció el compromiso. Guillermo y Kate ya son marido y mujer, Duques de Cambridge y el matrimonio preferido de los enfervorizados británicos.
En la imagen, a la salida de la Abadía de Westminster, donde se han dado el Sí, quiero.1900 invitados han asistido a la comida en Buckingham Palace, aunque es muy probable que no todos hayan estado en la 
ceremonia eclesiástica.


Kate Middleton, aparentemente muy tranquila, llega a la abadía saludando tanto a la prensa como a los miles de curiosos que se aglomeran en los alrededores.  Con un diseño que ha creado Sarah Burton (directora creativa de Alexander McQueen) para la princesa. Por fin se ha desvelado el secreto mejor guardado. Los zapatos, elaborados a mano en satén por el equipo de McQueen.
Kate está radiante y no para de sonreir y saludar a la multitud que se han concentrado alrededor de la Abadía de Westminster para ver de cerca a los novios. La tiara que luce tiene mucha historia: se llama "Halo" y fue creada en 1936 por la maison Cartier. Pertenece a la Reina Isabel II y fue un regalo de su padre (Jorge VI).



Doña Letizia ha escogido un diseño en color rosa palo con bordados de flores y manga francesa semitransparente con cierto aire vintage. Como complementos, todos en la misma tonalidad de rosa, un sombrero con redecilla, guantes de terciopelo, un chal y peep toes de raso. 





Las princesas Eugenia y Beatriz, a su llegada a la Abadía. Sus tocados han sido de los más comentados. Eugenia ha escogido un vestido azul Klein de VivienneWestwood, mientras que su hermana Beatriz lleva abrigo nude de la colección primavera 2011 de Valentino.






David y Victoria Beckham al llegar a la Abadía. Él con chistera incluída y ella luciendo embarazo con un vestido en azul oscuro, de su colección otoño 2011, y tocado a juego.
Victoria optó por unos tacones de vértigo a pesar de su embarazo.









Visto y no visto. Los Duques de Cambridge han abandonado ya el Palacio de Buckingham en este precioso descapotable y es el propio Guillermo el que conduce mientras Kate sigue saludando.