17/9/14

Cinco tendencias que no deberían volver


No nos cansamos de repetir eso de todo vuelve, y estamos encantadas cuando podemos rescatar del armario esas prendas que ya dábamos por perdidas (a no ser que acabes de deshacerte de ellas justo cuando vuelven a llevarse, claro). Pero también vivimos con el miedo de que ciertas cosas, que intentamos borrar de nuestra mente (y de nuestro archivo fotográfico) vuelvan. Hoy os traigo cinco, aunque seguro que más adelante encuentro alguna más.

Botas boxeador: el otro día, al ver el nuevo post de la italiana Chiara Ferragni me acordé de ellas. Si ya me parecían un horror entonces, no quiero pensar ahora. Se llevaban a finales de los noventa y principios del siglo XXI, y las había hasta de una especie de tejido brilloso parecido a la seda. No sentaban bien, no favorecían, pero todo el mundo las llevaba. Que nadie las rescate del fondo del armario, por favor.

Flare pants: antes de la era de los pitillo, los pantalones eran primero rectos y luego súper acampanados. Pues bien, en la transición de recto a campana, a alguien se le ocurrió la brillante idea de meterle una cuña de tela en la pernera del pantalón, desde la rodilla al bajo, para crear el efecto campana. Pero no debía ser una cuña de tela vaquera, no. Tenía que ser estampada o de algún color. Causó furor entre el pijerío de la época, para volver a desaparecer para siempre.

Zuecos madera. Ni cómodos ni discretos. Pero arrasaron. De madera, con apariencia de haber salido de una degustación de queso holandés, hacían un ruido tremendo al andar y te destrozaban las plantas. Su evolución en sandalias tipo Hasbeens ha sido lo mejor que nos ha podido pasar.

Camisas y vestidos "a lo chino". Debe ser que en aquella época todavía no vivíamos la fiebre del textil chino, porque hoy habrían hecho el agosto. Camisas y vestidos más propios de un restaurante asiático barato que otra cosa, que eran lo más para los estilismos nocturnos discotequeros adolescentes. Tampoco es necesario su retorno.

Falda pana o denim larga. Otro #nosecomopudisteiscaer porque yo no lo he llevado. Recuerdo que mi tía las llevaba en su época universitaria (mediados de los noventa) con unas botas altas elásticas. Al menos abrigadita iba… Hoy las seguimos viendo en firmas como Mango, aunque destinadas a los países árabes.