28/1/14

Yoga con tacones: ¿estamos preparados?

Este año tenemos que estar preparados para todo. Si pudimos digerir el yoga para perros, si practicamos el yoga a 40 grados (y hasta lo disfrutamos) todavía tenemos mucho recorrido en la aceptación de las diferentes variantes del, en principio, humilde yoga.


Por ejemplo, existe yoga para poder andar con tacones. Volvamos a leer esta frase. Yoga. Tacones. Quizás haya siglos de yoguis retorciéndose en sus tumbas, pero la realidad es que existen estas clases. Y, lo más curioso de todo: pueden tener sentido.

Un centro de Nueva York, Yamuna Zake, las imparte. La propia Yamuna, una experimentada profesora de yoga (y usuaria extrema de tacones ) decidió que se podía educar al cuerpo para que no le molestaran los Louboutins. Su clase de una hora consta de posturas que trabajan la elasticidad de pies y piernas ayudándose de este tipo de artilugios. Parte de los ejercicios se realizan con los pies descalzos y otra con los inefables tacones. Los que la han probado afirman que se camina de manera más ligera y (oh!) sin dolor.


El yoga genera todo un ecosistema alrededor. Una vez exploradas las posibilidades de la ropa para practicarlo (tacones incluidos) nos queda investigar el universo de las alfombrillas. La firma Grey Area ofrece diseños de varios tipos, ninguno de ellos previsible.

Lo dicho, de este año nos podemos esperar cualquier cosa.